.

.

3.2.08

MUERTE NECIA


Se me ha gastado el día,
atropelladamente
en idas y venidas,
en gestos y recados
que al hacerlos juzgaba.
Necesarios.
Desperdiciado, débil y oscilante,
el número equis ene de mis días
era un cabo de vela
y afuera lucía el sol de la mañana.
El sol se hunde en silencio
y sopla las bujías
y se envuelve en su manto como un rey.
El número equis ene de mis días
murió de muerte necia.
Ahora lo estoy llorando
cuando veo a las nubes
ponerse un traje grana
para morir también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario