.

.

17.1.09

DOMINGO EN CHAMBALA


4:30 pe eme
Otros sonidos acompañan mi vida
.

Mi vecino está convencido de que es su día de descanso
y ríe.
De pronto, el viento se colma de saxofones
y no cabe duda: la felicidad habita detrás de los cerros.
Mulizas, chonguinadas, santiagos, trocan mi música
interior.
El viento aún huele a tempura de camote.
El olfato de mi memoria es más fuerte que mi nariz.
Mi madre tierna y disciplinada
troza en el tablero de madera
chuk, chuk, chuk.
Mi memoria es más fuerte que mis orejas,
que mis párpados,
que mi cuerpo consumido por este paisaje terrestre.
Infaltable, una avioneta surca las nubes.
Un colibrí se posa en el molle.
Nada le perturba, su tarea consiste en existir.
Y él lo sabe.
No soy más que él.
Y debo vivir porque pronto saldrá la luna.
Chambala 4:30 pe eme
Tráfago, cerro, utsuquisama, yunta, dark, uchimanchu,
¿qué palabra elegiré para conjurar el futuro?

1 comentario:

  1. Esta poesía es toda en si misma un cuadro, una imagen....poetas (no me gusta la palabra poetisa...no sé por qué)

    ResponderEliminar