.

.

22.1.09

LA PENSATIVA


En los jardines otoñales,
bajo palmeras virginales,
miré pasar muda y esquiva
la Pensativa.

La vi en azul de la mañana,
Con su mirada tan lejana;
Que en el misterio se perdía
De la borrosa celestía.

La vi en rosados barandales
Donde lucía sus briales;
Y su faz bella vespertina
Era un pesar en la neblina...

Luego marchaba silenciosa
A la penumbra candorosa;
Y un triste orgullo la encendía,
¿Qué pensaría?

¡Oh su semblante nacarado
Con la inocencia y el pecado!
¡oh, sus miradas peregrinas
de las llanuras mortecinas!

Era beldad hechizadora;
Era el dolor que nunca llora;
¿Sin la virtud y la ironía
Qué sentiría?

En la serena madrugada,
La vi volver apesarada,
Rumbo al poniente, muda, esquiva
¡La Pensativa!

3 comentarios:

  1. El misterio de saber lo que pensamos...nunca lo diremos...enhorabuena por el blog..

    ResponderEliminar
  2. Anónimo26.2.10

    lei varias veces este bonito poema y dado que entendi que se trata del mar en vista hacia lo profundo entre el atardecer

    ResponderEliminar
  3. Nuestro pensamiento nos pertenece sólo a nosotros. Es una de las pocas cosas que nadie, de momento, nos puede usurpar...

    ResponderEliminar