.

.

14.3.09

FALLECE: BLANCA VARELA


Noticia triste la que nos encuentra hoy al despertar: ha fallecido Blanca Varela una de las voces más reconocidas de las letras hispanoamericanas. Contaba para el momento de su muerte con 82 años y se encontraba en su patria natal, Perú. No se han dado detalles de su muerte pero se sabía desde hace algunos años que una enfermedad la mantenía imposibilitada de escribir e, incluso, de comunicarse.

Blanca Varela fue un caso de excepcionaliad poética y de una gran humildad ya que como se ha dicho en repetidas oportunidades fue una escritora que nunca buscó premios ni preseas y éstos vinieron por la luz poética y vital de sus versos que recibieron, entre otros, el Premio Octavio Paz de poesía y ensayo (2001), el Premio Internacional de Poesía Ciudad de Granada Federico García Lorca (2006) y el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en el 2007.

Desde que entró en 1943 a la Facultad de Letras de la Universidad de Lima comenzó para Varela una carrera vital y literaria que la acercaría a los grandes personajes intelectuales del siglo XX. En Paris conocería a Simone de Beauvoir, Jean Paul Sartre, Alberto Giacometti, Leger, Henry Michaux, entre otros. Octavio Paz sería uno de los escritores latinoamericanos con los que también trabaría conocimiento en aquella época y que la apoyaría en la proyección de su obra.
En 1959 publica su primer libro, Ese puerto existe y en 1963 aparecería Luz de día. Luego seguirían ‘Valses y otras falsas confesiones’, ‘Ejercicios materiales’, ‘El libro de barro’ y ‘Concierto animal’. Su primera recopilación poética sería Canto Villano en 1978 y unos años después aparecería ‘Como Dios en la nada’, una recopilación de su poesía entre 1949 y 1988. Posterior a esa fecha aparecieron: ‘Donde todo termina’, ‘Abre las alas’, ‘El falso teclado’, ‘Sarita la bonita, ‘La locura en tres días’ y ‘Carlita’.

No quiero terminar esta triste noticia sin una muestra de la poesía de la poeta cuya voz se ha apagado para siempre hoy pero cuyos versos seguirán iluminando un camino por el que transitarán muchos de nuestros escritores y lectores. Una escritura luminosa y profunda en su levedad. Paz, Blanca. Amén.

Queden los versos de su poema ASÍ SEA
:



El día queda atrás,
apenas consumido y ya inútil.
Comienza la gran luz,
todas las puertas ceden ante un hombre
dormido,
el tiempo es un árbol que no cesa de crecer.

El tiempo,
la gran puerta entreabierta,
el astro que ciega.

No es con los ojos que se ve nacer
esa gota de luz que será,
que fue un día.

Canta abeja, sin prisa,
recorre el laberinto iluminado,
de fiesta.

Respira y canta.
Donde todo se termina abre las alas.
Eres el sol,
el aguijón del alba,
el mar que besa las montañas,
la claridad total,
el sueño.
Juliana Boersner

No hay comentarios:

Publicar un comentario